Querido año 2012, te quiero agradecer tu compañía todo este año.Fuiste participe de lo que viví en 365 días. En mi tristeza me supiste reconfortar. En las pérdidas de las personas por las cuales sentía un cariño especial estuviste ahí conmigo acompañándome hasta que superara el dolor y aprendiera la lección. Ante la frustración de no lograr lo que quería, me impulsaste a que lo volviera intentar, ante mis alegrías las disfrutaste conmigo. Ante lo bueno, y no tan bueno…

Suscríbete a nuestra lista de correos
para recibir noticias y artículos.