LLegué a Monterrey feliz, mis hijos, mi padre, hermanos, sobrin@s, mis amores, después de besos y abrazos , poco a poco volví a la realidad, Morones y Costitución cambiaron, pensé está bien con eso sí puedo, mi hija me llama que no puede regresar de un evento en la carretera porque los están parando los militares y decidieron esperarse para regresar todos los amigos juntos y así sentirse un poco protegidos… por venir como ella dijo… “No te preocupes…nos vamos…

Suscríbete a nuestra lista de correos
para recibir noticias y artículos.