Hace algunas décadas el rol de madre era considerado uno de los más importantes a desempeñar, ya que se aseguraba que bajo su protección los hijos podrían permanecer seguros y protegidos ante cualquier persona o situación que resultara amenazante para el bienestar físico, emocional o espiritual de dichos niños. Al ir pasando el tiempo se fue corriendo la cortina que protegía a la madre en un pedestal de “Sacro-santa” y la cual alguien difícilmente se atrevía a cuestionar. Fueron las…

Suscríbete a nuestra lista de correos
para recibir noticias y artículos.